Cinco habilidades que identifican a un gran líder

Nuevas formas y espacios de trabajo TELETRABAJO
Octubre 6, 2017
Oficinas-coworking, espacios colaborativos, tercer espacio
Reinventar espacios derribando barreras
Octubre 20, 2017
 
¿Cuáles son las cinco habilidades básicas para mejorar su desempeño?
1. Comunicación. Consistentemente la habilidad profesional y personal más importante, implica mucho más que un simple intercambio de información. Los gerentes más destacados cultivan las habilidades de hablar y escribir con firmeza, así como de escuchar con atención. Los mejores gerentes transmiten sus mensajes orales de forma clara, concisa y comprensible. Sus palabras y sus ideas son organizadas, breves y expresadas de un modo que ayuda a la comprensión de sus oyentes. Como todos los maestros y profesores le dirán, la capacidad de escribir coherentemente está en peligro de extinción. Se ha perdido la capacidad de expresar ideas claras por escrito. Los mejores lideres utilizan la técnica de hacer las cosas de manera simple -KIS (Keep It Simple)- para comunicar con claridad, de modo que el receptor no necesita, "leer entre líneas" para descifrar un mensaje escrito. Las habilidades de escucha en situaciones profesionales y personales son las más subestimadas e incomprendidas. Un comentario frecuente de los empleados es que sus jefes no los escuchan. Muchos líderes sobresalientes consideran que las habilidades de escucha tienen mayor peso que la capacidad de comunicación oral o escrita.
2. Liderazgo Básico. Incluso si usted es nuevo en un puesto directivo, supervisando a sólo dos o tres personas, desarrollar las habilidades de liderazgo desde el principio es importante para el futuro de su carrera. Los componentes del liderazgo incluyen: visión (que se puede utilizar para compartir e inspirar a otros), objetivos y lo más importante, el entusiasmo. Los directivos universalmente concuerdan en que el entusiasmo con frecuencia eleva a los empleados menos talentosos a tener un mayor rendimiento que sus compañeros más talentosos. Los líderes comunican y transmiten entusiasmo para obtener un mayor rendimiento, ya sea que tengan dos o 200 empleados bajo su supervisión.
3. Orientación de los objetivos. El enfoque de las metas es a la vez uno de los hábitos más fáciles de desarrollar y uno de los más críticos para los directivos. Usando la técnica de objetivos SMART (Specific, Measurable, Achievable, Realistic, and Time-limited -esto es- específicos, medibles, alcanzables, realistas y con tiempo determinado), los administradores pueden transferir a su personal a su cargo el compromiso por lograr las metas. En primer lugar, debe creer y comprometerse a alcanzar metas razonables en plazos definidos. Una vez que permeé este compromiso, le resultará muy sencillo de transmitir esta creencia a sus empleados.
4. Construcción del Equipo. Puesto que la mayoría de los negocios utilizan esquemas de trabajo en equipo, usted debe también desarrollar un sentido de equipo. Convertir a un grupo de personas diversas en un equipo de alto rendimiento es muy importante para su carrera como gerente en el presente y futuro. Si usted no está seguro de cómo actuar, piense en los grandes instructores que usted tuvo en la juventud. ¿Qué comportamientos, acciones o personalidades exhibieron y le dieron a usted un sentido de “equipo?” Hasta que usted se sienta, cómodo al construir un equipo que aplique esos comportamientos que usted valoró en el pasado con su personal actual.
5. Personalidad profesional influyente. Esta habilidad aunque simple, no se debe confundir con el concepto de las personas top de ventas, quienes pueden influenciar a la gente para convertirlos en compradores, independientemente de si lo desean o no. Influenciar a otros en el lugar de trabajo sin hacer alarde o uso de su descripción de funciones o autoridad, es crucial en el desarrollo como gerente. Deseche cualquier plan de acción que dependa del miedo o de amenazas para tener éxito. Como todos los buenos escritores saben, “demuestre, no diga” a su personal cómo deben hacerse las cosas. Algunos de los líderes más grandes de los negocios y de la historia no eran personas de ventas por naturaleza, sin embargo, condujeron a través del ejemplo y se convirtieron en motivadores influyentes de sus audiencias. Seguro ayuda si usted es naturalmente carismático e inspirante pero no es indispensable serlo. Desarrollar una reputación fuerte en materia de logros, incluso siendo un empleado no gerencial, le dota credibilidad. Usted podrá entonces utilizar esta reputación para influenciar a otros en situaciones gerenciales.
Estas habilidades pueden ser aprendidas por todos los gerentes sin importar experiencia, educación o talento natural. Son simples y sencillos, siempre que usted dedique suficiente tiempo de práctica para perfeccionarlos. Primero existe una creencia, después viene la acción y finalmente viene éxito.
Fuente: Factor RH